Limpieza de la estufa

Muchas personas prefieren las cocinas de gas a las vitrocerámicas o eléctricas. Lo malo son esos engorrosos quemadores… Hay que frotar y frotar con un estropajo y un producto abrasivo para limpiarlos y sacarles brillo. Pero basta con encender una vez el fuego para que se pongan de nuevo negros y con aspecto sucio. Nuestras bisabuelas los fregaban con tierra y un estropajo de esparto, pero eso ya es historia.

Hemos probado multitud de productos, pero nada daba resultado… La limpieza de los quemadores no duraba ni siquiera un día. Además, los agujeros del quemador se obstruían al frotar con productos en polvo, y el gas no salía adecuadamente.

Ahora he descubierto una solución que me funciona: coloco los quemadores en un recipiente con oxigeno activo. Utilizo un recipiente pequeño ya que sólo necesito que la lejía cubra el quemador. Lo dejo durante unos minutos (es suficiente con dos o tres minutos), y les paso suavemente el estropajo o una esponja. La suciedad salta fácilmente, y los quemadores brillan de inmediato. Además, el brillo permanece durante días en el metal, a pesar del fuego. Es una solución económico, rápida y muy eficaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *